quarta-feira, 22 de fevereiro de 2012

O TERMÓMETRO MARCA DOIS GRAUS

O TERMÓMETRO MARCA DOIS GRAUS

O termómetro marca dois graus,
as ruas te recordam com seu frio
e eu caminho rápido
para que a garoa não me inunde.

Este inverno é muito duro,
estás na minha memória
ainda que ninguém nos veja quase nunca.

Gosto de contemplar a realidade
de uma cidade sem fumo
que boceja na noite
enquanto as pessoas abrem seus guarda-chuvas.

Deambulo por calçadas
e observo sem temor
as vitrinas
das lojas.

Dá no mesmo que haja saldos
já quase ninguém compra.
Uns estão no desemprego
por isso não visitam os centros comerciais,
outros têm trabalho,
mas vão perdê-lo
e puxam pela roupa de outros anos.

O frio é mais intenso
com a crise calando nas entranhas.

Há uns que dominam
o mercado bolsista
de acções e futuros
que querem que as pessoas
se ponham de joelhos
e soltem o que têm a baixo preço.

Mas ninguém se rende.
Então apertam-nos, outra volta da anilha
e ainda mais…

Os recursos existem
em grandes quantidades.
Existe a abundância,
Mas também existem uns Aliens
de genética humana que procuram arruinar-nos como seja.

Mas ninguém se rende
e seguimos em pé até o final…

O termómetro marca dois graus
o frio das praças e parques
nos lacera os ossos e o espírito…

Te
olho
descendo
por avenidas cheias de semáforos
e o teu sorriso cálido faz com que as geadas
pareçam menos frias.


Ana Muela Sopeña- Espanha
Tradução ao português: Tania Alegria
*****

EL TERMÓMETRO MARCA DOS GRADOS

El termómetro marca dos grados,
las calles te recuerdan con su frío
y yo camino rápido
para que la llovizna no me inunde.

Este invierno es muy duro,
estás en mi memoria
aunque nadie nos vea casi nunca.

Me gusta contemplar la realidad
de una ciudad sin humo
que bosteza en la noche,
mientras la gente abre sus paraguas.

Deambulo por aceras
y observo sin temor
los escaparates
de las tiendas.

Da igual que haya rebajas
ya casi nadie compra.
Unos están en paro,
por eso no visitan los centros comerciales,

otros tienen trabajo,
pero van a perderlo
y tiran con la ropa de otros años.

El frío es más intenso
con la crisis calando en las entrañas.

Hay unos que dominan
el mercado bursátil
de acciones y futuros
que quieren que la gente
se ponga de rodillas
y suelte lo que tiene a bajo precio.

Pero nadie se rinde.
Entonces nos aprietan, otra vuelta de tuerca
y todavía más...

Pero nadie se rinde.

Los recursos existen
en grandes cantidades.
Existe la abundancia,
pero también existen unos Aliens
de genética humana que buscan arruinarnos como sea.

Pero nadie se rinde
y seguimos en pie hasta el final...

El termómetro marca dos grados
el frío de las plazas y los parques
nos lacera los huesos y el espíritu...

Pero nadie se rinde
y estás en mi recuerdo.

Te
miro
descendiendo
por avenidas llenas de semáforos
y tu sonrisa cálida hace que las heladas
parezcan menos frías.


Ana Muela Sopeña- España

2 comentários:

María García Romero disse...

!Dios!Ana, qué poema más inmenso...!!
Pero nadie se rinde.
Así es, caminando desnudos de alegría, con el pan y la sonrisa escasa, vapuleados,mintiéndonos y robándonos, no nos vamos a rendir.
Gracias por expresar con tanta belleza la cruda realidad y ese punto de magia que tiene tu palabra.
Abrazos querida amiga!

Ana Muela Sopeña disse...

No sabes cuánto me alegra, María, que te haya llegado la intensidad de este poema. Salió de golpe. Lo escribí en un suspiro. Así, como una ráfaga...

Muchos abrazos y besos, amiga
Ana